Zapatillas de ballet: bailando “en puntas”

Si os preguntamos qué es lo primero que os viene a la mente cuando hablamos de ballet, ¿qué sería? Probablemente muchos de vosotros penséis en tutús, bailarinas o en unas zapatillas de puntas. Hoy, dedicamos este post a “las puntas”, unas zapatillas diseñadas específicamente para la práctica del ballet clásico y que son imprescindibles para que las bailarinas den lo mejor de sí mismas en cada función.

Pointe-shoe-image-1---opt.

La historia de las zapatillas de punta

La práctica de las puntas se remonta al siglo XVII después de que el rey Luis XIV de Francia ordenara la fundación de la Acadmie Royale de Danse. Sin embargo, estos primeros intentos de bailar en puntas fueron bastante rudimentarios, los bailarines salían al escenario ayudados por una “máquina voladora”, invento de Charles Didelot, que mediante unos cables permitía que los bailarines se levantaran sobre sus pies. La técnica de la danza continúo avanzando y en el siglo XIX las bailarinas comenzaron a bailar en puntas sin la ayuda de los cables, una de las primeras en utilizar las zapatillas de punta fue Marie Taglioni  en la interpretación del ballet romántico La Sylphide. 

Marie Taglioni

Marie Taglioni

Sin embargo, el nacimiento de las puntas modernas llegó en el siglo XX de la mano de la famosa bailarina rusa Anna Pavlova, conocida, entre otras cosas, por sus pronunciados empeines. La introducción de estas zapatillas en la danza proporcionó a las bailarinas una apariencia ligera, etérea y estilizada, lo que caracterizó los ballets de la época.

Anna Pavlova

Anna Pavlova

La vida de las zapatillas de puntas

La duración de una zapatilla de puntas puede variar desde un mes hasta un año y depende de múltiples factores: el uso, la técnica de la danza, el peso de la bailarina…

¿Sabes cuántas zapatillas de puntas utiliza una compañía profesional cada temporada? Los bailarines del Royal Ballet de Londres gastan 12.000 pares de zapatillas; 6.000 pares de zapatillas de puntas y otros 6.000 pares de zapatillas de media punta. Esto supone un importante gasto y por ello,  han lanzado un vídeo para recaudar fondos en el que nos muestran cómo es el mundo de la danza “visto” por unas zapatillas de puntas: desde su creación hasta la salida a escena. ¡Esperamos que lo disfrutéis!