La Orquesta Nacional de España recibe al pianista Michel Camilo

La temporada de este año de la Orquesta Nacional de España  (ONE) tiene como tema central “París 1900”. El pasado fin de semana se celebró en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional el cuarto concierto del Ciclo I, en el que pudimos escuchar obras de Respighi, Villa-Lobos, Gershwin y Falla bajo la batuta del gran Jesús López-Cobos (no confundir con el pseudo-director Luís Cobos) y con el pianista dominicano Michel Camilo, reconocido con numerosos premios entre los que destacan un Grammy, un Emmy y un Grammy Latino.

Jesús López-Cobos

Con un Auditorio Nacional con el aforo completo y una orquesta nacional, con una plantilla cada vez más joven, sobre todo en la cuerda, el concierto comenzó con Impresiones Brasileñas de Ottorino Respighi, escrita por el compositor italiano durante un viaje a Brasil, en la que se pudimos escuchar ritmos y sonidos típicos del país de la samba.

La segunda obra del programa, del brasileño Heitor Villa-Lobos, Bachianas brasileiras, núm. 3 interpretada por primera vez por la ONE contó con el gran pianista Michel Camilo, que demostró desde las primeras notas ser un virtuoso y uno de los mejores pianistas del momento. Debemos destacar el segundo movimiento Fantasia (Devaneio) en el que pudimos escuchar un bonito solo interpretado por el corno inglés. Una gran ovación al solista con el público puesto en pie, provocó que este ofreciera una propina inesperada, ya que volvería al escenario en la segunda parte.

 

Michel Camilo

 

Tras el descanso, llegó el momento de dos obras mucho más conocidas para el público, Rhapsody in blue de George Gershwin, con la magistral interpretación del maestro Camilo, donde pudimos ver y escuchar a tres saxofones y a un banjo, instrumentos poco habituales en una formación sinfónica. Michel Camilo que volvió a levantar a los espectadores de sus butacas, nos deleito de nuevo con una propina virtuosística que al igual que la anterior, había sido compuesta por el mismo.

 

 

Como broche final, la orquesta demostró su calidad y buen sonido con una de las obras españolas más importantes del repertorio orquestal,  El sombrero de tres picos, ballet compuesto por Manuel de Falla, interpretando en esta ocasión las Suites I y II. Excelente interpretación gracias a la gran dirección de López-Cobos, que supo sacar lo mejor de la ONE en una obra que, quién mejor que una orquesta nacional y un director español para encontrar toda su esencia.

Los únicos puntos negativos del concierto, fueron la labor del concertino invitado Giovanni Fabris, que en algunos momentos no estuvo a la altura que requiere dicho puesto y las toses por parte del público, que en algunos instantes dificultaron la escucha de la música.

Y por último señalar, que aunque no quedaban butacas libres, volvimos a echar en falta en la sala público joven, sobre todo tratándose de un programa atractivo y con las entradas muy asequibles.

Si hemos conseguido despertar vuestra curiosidad sobre el concierto y no pudisteis asistir, todavía tenéis una oportunidad de verlo, ya que será emitido el día 7 de enero de 2012 en Los Conciertos de  La 2.