La bailarina Jenifer Ringer se despide de los escenarios

Hoy dedicamos nuestra fotografía de”Rehearsal Time” a Jenifer Ringer,  figura principal del New York City Ballet, que decía adiós a los escenarios el pasado domingo en el David H. Koch Theater. La bailarina se despedía de su público con un programa exclusivo de George Balanchine, una situación algo atípica puesto que las obras que interpretó estaban compuestas por coreografías de grupo que no dieron pie a que la Jenifer se luciera en la que fue su última función.

jenifer_ringer_puntasycocheas

Una carrera de éxitos y polémica

La bailarina comenzó su formación de danza clásica a los 10 años, con 12 años asistió a un curso de verano de la School of American Ballet y gracias a sus cualidades obtuvo una beca que la permitió continuar sus estudios. En 1990 entró a formar parte del cuerpo de baile del NYCB y cinco años después se convertía en bailarina solista. En 2002 Jenifer participó  en “New York City Ballet’s Diamond Project: Ten Years of New Choreography” y en 2004 bailaba en la celebración de los 100 años de Balanchine en el Lincon Center.

A pesar de los éxitos, su carrera no ha estado exenta de polémica. Dos años después de ser nombrada bailarina solista se retiraba por problemas de sobrepeso y en 2010 un periodista del New York Times criticaba el físico de la bailarina durante su actuación como “el hada de azúcar” en El Cascanueces. La respuesta de Jenifer no se hizo esperar, consciente de que como bailarina se exponía a las críticas sobre su cuerpo, afirmó: ” me expongo a estos comentarios y mi cuerpo forma parte de la forma. En este trabajo estamos acostumbrados a ser perfectos en todos los sentidos”.  

Comienza una nueva etapa para Jenifer que junto a su marido, James Fayete, antiguo director del City Ballet, dirigirá el proyecto L.A. Dance Project.