El Ballet de Moscú celebra su 25 aniversario a los pies del Palacio Real

Llegó septiembre y retomamos la actividad del blog. Este verano he realizado dos de las cosas que tenía pendientes en mi agenda: asistir a uno de los ballets en los Veranos de la Villa, no solo por disfrutar de la danza, sino también por hacerlo en un lugar con encanto como son los Jardines de Sabatini, y ver Giselle, una de las obras maestras de ballet romántico. La oportunidad se me presentó el pasado 27 de agosto, día en el que el Ballet de Moscú representaba esta obra en Madrid con motivo de su 25 aniversario.

Giselle-0043
A las 21:30 horas y con el aforo completo sonaron los primeros compases interpretados en directo por una orquesta sinfónica. Tras el preámbulo, apareció Giselle (una joven campesina) en el escenario, evidenciando por qué los rusos son los maestros del ballet clásico. Aún sí, este primer acto tuvo, para mi gusto, demasiada interpretación y los bailarines no pudieron mostrar al 100% su técnica, motivo por el cual al público le costó meterse en la obra.
Las Willis, el conjunto blanco
Giselle es un ballet que se caracteriza por el conjunto blanco, es decir, por el cuerpo de baile, con tutús blancos románticos, que representan a los espíritus de las novias abandonadas por sus prometidos antes de casarse. El segundo acto con la la entrada de Myrtha, reina de las Willis, y con la aparición de las bailarinas, pudimos disfrutar de la obra y de una maravillosa coreografía de conjunto. Las willis destacaron por la  precisión y ligereza de sus movimientos, además de por su buena coordinación. En este momento, fue cuando llegaron los primeros aplausos y ovaciones de la noche. Y a vosotros, ¿qué os parece este ballet?
 Giselle: primer acto 
Giselle-0019
Giselle-0020
Giselle-0025
 Giselle: segundo acto 
Giselle-0039
Giselle-0045
Giselle-0050
Giselle-0053
Giselle-0081
Giselle-0093
Giselle-0085
Fotografías: Pablo Díez